Skip to Content

¿Vale algo de lo que se está haciendo para algo?

  • 0
    Sin votos aún
    Su voto: Ninguno

Yo no lo creo. Sinceramente, pienso que no. Han pasado 15 días desde que se debatiera en el Congreso la situación del país, y no ha pasado nada. Al ritmo que vamos, desde entonces, habrá unos cuantos miles de parados más, pero lo único que se les ha ocurrido a nuestros representantes es crear una comisión, que a esta hora, terminará la primera ronda de reuniones en la que sólo se ha tratado de ver qué puntos se van a tratar. Bien.

Días después, ya en nuestra autonomía, otro debate económico. Y más de lo mismo. Bueno, no, sin comisiones, pero, ¿hasta cuándo vamos a aguantar que nuestros políticos intenten conseguir lo único que les interesa. O sea: votos, y no se dediquen a sacar el país adelante. Y me da igual quién lo haga. Les aseguro que no tengo manías. Ya no vale para nada el “soy el mejor y los demás son los malos, además, me tienen envidia y ustedes son los culpables”.

No tengo ideología. No quiero tenerla. Sólo quiero que mis gobernantes, gobiernen, que traten de colocar a España en el mejor lugar del mundo, y que los españoles vivan lo mejor posible. No quiero beneficios sociales, independientemente de que seguir por esta senda no los va a tener nadie. Más funcionarios, más pensionistas, más prejubilados, más parados y menos cotizaciones a la Seguridad Social son los ingredientes de un cóctel explosivo, altamente peligroso, que no tiene muy buena pinta y que, desde luego, tira por tierra cualquier tipo de ideología.

Creo que a estas alturas, las ideologías no valen para absolutamente nada y algunas de ellas empiezan a estar obsoletas. España necesita unas medidas drásticas y quizá poco sociales que nos saquen del marasmo en el que estamos metidos. Después, ya habrá tiempo para quitarlas y volver, cuando estemos mejor, a hablar de beneficios sociales, ocio, entretenimiento y otras zarandajas, pero de momento, necesitamos un gobierno práctico, y me da igual quién y que lo haga solo, que sea de concentración, de coalición, de reunión, pero que actúe rápidamente y sin más pérdidas de tiempo en discusiones, comisiones, etece, etece, etece.

Lo que está ocurriendo en el país, como no nos pongamos pronto de acuerdo todos, repito, todos, me recuerda un antiguo dicho chino, no sé si de Confucio o de algún primo suyo, que para el caso es lo mismo, que dice: “No esperes que quien te ha tirado al pozo, te arroje una cuerda para sacarte de él”. Y que conste que no quiero echar leña al fuego. Me limito a escribir lo que palpo en el ambiente.

Por cierto, Tito Livio, aquel gran historiador romano, que vivió hace dos mil años, y que algunos dicen dio nombre al municipio madrileño de Titulcia, también dejo para la historia otra frase, que cual Nostradamus romano parece que ni pintada para la situación de la España actual: “Cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las más seguras”. No sé. Lo mismo estas dos frases, la china y la romana, valen para algo y hace recapacitar a nuestros políticos. Sinceramente, no lo creo, como dije al principio, pero ahí quedan, por si acaso alguien quisiera utilizarlas.

Comentarios - total 0

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Publicidad