Skip to Content

Pilar Montero: El riesgo de dirigir un instituto en Vallecas plasmado en un libro

  • 0
    Sin votos aún
    Su voto: Ninguno

Pilar Montero, directora del IES Villa de Vallecas durante 9 años, ha publicado un libro: "Está ardiendo una papelera". Dice que es una frase metafórica, porque "hasta ahora" nunca ha visto arder ninguna. Nos cuenta anécdotas durante su carrera en ese Instituto y cómo es el día a día de dirigir un centro con alumnos de 25 nacionalidades. "Es una profesión de riesgo estar en una institución en la que se trabajan los 12 meses del año, siendo septiembre el mes más complicado" confiesa.

• ¿Cómo es el día a día de una directora de Instituto?
• Cuando uno llega al Instituto tiene un plan y una agenda de cosas para hacer, pero la realidad se impone y desde que entras por la puerta ya van surgiendo problemas y asuntos que hay que resolver, sin haber llegado al despacho de dirección, así es que hay que tener mucha capacidad de improvisación y de realizar distintas cosas a la vez.

• ¿Con qué anécdota se queda tras 9 años como directora?
• La más simpática para mí, por tener que ver con la lengua española, de la que soy profesora, es el alumno de etnia gitana que venía llorando porque se acababa de hacer un tatuaje enorme en el antebrazo, con grandes letras góticas y había perdido la protección de plástico y lo tenía inflamado. Venía a ver si le podíamos ayudar. En el brazo tenía escrito "DICANOR", le pregunto que qué es eso, y me dice que el nombre de su abuelo. Le contesto que ese nombre no existe, que está mal, que es Nicanor. Pasa su tutora, una señora mayor a punto de jubilarse y dice: "no si ya le he dicho yo que tiene una errata...".

• ¿Qué dificultades tiene enseñar a niños de 25 nacionalidades diferentes?
• Todas y ninguna. La brecha cultural es total, pero no sólo con los que tienen otra nacionalidad, sino también con españoles de otra etnia, otra religión. Hoy en día es difícil enseñar unos poemas de Machado y aludir a las canciones de Serrat, pues los alumnos marroquíes o rumanos no saben nada de ello, y es lógico. Pero también es una riqueza, pues aportan muchas cosas de sus lenguas, costumbres y cultura a los demás.

• ¿Ha sentido alguna vez que dirigir un Instituto es una profesión de riesgo?
• Sí lo he sentido, cuando a las tres de la tarde (después de que muchos alumnos han llegado a su casa) ha venido algún padre queriendo pegar a otro profesor o enfadadísimo porque una profesora le había dicho algo que le parecía ofensivo y he tenido que mediar. También cuando enfermas porque no tienes la resiliencia suficiente para recibir críticas, correcciones y reconvenciones, que el equipo directivo considera injustas e inmerecidas de parte de tus superiores, de los padres de los alumnos o de los profesores de tu centro.

• He leído en la sinopsis excursiones que acaban en rescate ¿por qué lo dice?
• Lo cuento en el libro. Fue una excursión a las casamatas y trincheras de la Guerra Civil que hay en las afueras de Villa de Vallecas. Fuimos con una profesora de Historia de España, que no conocía demasiado bien el camino; hacía muchísimo calor, perdimos tiempo hasta encontrar la ruta, y a la vuelta nos perdimos y tuve que llamar al jefe de estudios para que nos rescatase. Vino con su coche y botellas de agua y llamó a la empresa de autobuses con la que trabajamos normalmente, que nos recogió y devolvió al centro a las 4 de la tarde. Los días siguientes no se habló en el centro de otra cosa, y los alumnos lo contaban divertidos.

• ¿En qué puesto del escalafón docente se siente más cómoda?
• Todos me gustan porque en cada uno se desarrollan diferentes capacidades personales y profesionales. Ahora me gusta ser tutora, pues me permite ver qué hay detrás de cada alumno, hablar con sus padres, saber por qué se comporta así, por qué estudia o no lo hace, etc.

• Hizo una tesis sobre refranes, ¿cuál se adapta más a este libro?
• En realidad hice la tesis doctoral sobre el habla de mi madre, mujer de 91 años, nacida en Riaza, Segovia, cuyos cuatro hijos hemos heredado la capacidad de trabajo, y parte de su humor y talento. Ella utiliza muchos refranes, más de 300, y a medida que me hago mayor, veo que los utilizo más. Puestos a elegir, aplicado a la situación de la educación en España es "Dos para el saco, y el saco en tierra”.

• Doce meses forman el índice, ¿cual es el mes más difícil?
• Para el equipo directivo, sin duda, el mes de septiembre. En ese mes todavía no se ha cerrado el curso anterior, con los exámenes y evaluaciones extraordinarias, de los que depende que se tenga un grupo más o menos de un curso u otro, según aprueben más o menos alumnos. Hay que hacer los horarios con cientos de variables, desdobles, optativas, grupos flexibles y simultáneos, en tres días; y empezar el curso sin disponer de todos los profesores y sin todos los tutores.

• ¿Ha pensado en si algún profesor se siente molesto por relatar estas historias? ¿Ha recibido alguna crítica negativa?
• Lo que yo he escrito es una ficción basada en la realidad. Salvo las dos personas muertas, mi compañera y jefa de estudios, Ana, a la que está dedicada el libro, y el señor Modesto, que llevaba el huerto, todos los demás personajes son inspirados o inventados, con nombres cambiados, sexos, historias reelaboradas, etc. Por otro lado, en el libro no hago valoraciones ni juzgo comportamientos, eso se lo dejo al lector. Hasta ahora, sólo he recibido parabienes, y lo que, al parecer, más valoran en mi obra es mi valentía, por contar la vida de un centro educativo sin eufemismos ni paños calientes, y por hacerlo con humor.

Comentarios - total 17

El libro es una mala caricatura del Instituto, y en él la autora hace un relato apologético de sí misma, la peor directora que el Centro ha tenido, y raya en el racismo en muchos de sus comentarios. El estilo literario es lamentable, la imagen que transmite del centro es falsa y tendenciosa, por no hablar del trato que prodiga a sus compañeros, a los que pne de vagos para arriba. Un libro prescindible.

Disiento de la opinión de Vallecano, y creo que todas sus afirmaciones son fácilmente rebatibles por cualquiera que haya leído el libro. La mala caricatura del Instituto no es el libro, sino la incompetencia de algunos de sus -mal llamados- profesores. Es evidente que no se trata de un retrato apologético, y me gustaría que el valeroso (es un decir) Vallecano señalase los comentarios en los que ve racismo. El estilo literario será lamentable para nuestro buen Vallecano, lo que nos da la medida de su tremebundo gusto. Vallecano sabrá muy bien por qué deduce que la autora pone de vagos a sus compañeros: sin duda, por aquello de que, "el que lo huele, debajo lo tiene". Vago lo será Vallecano. No creo que el libro sea prescindible, sino todo lo contrario. Y muchas gracias al inefable Vallecano por dar públicamente la medida de su ignorancia, y, desde luego, de su mala fe.

Pues yo estoy de acuerdo en todo con Vallecano, menuda era esa señora y que mal daba las clases...

No sé quién se ha creído que es el tal Enrique para decir que quien no opine bien del estilo del libro tiene un gusto tremebundo. Debería hacer una encuesta por el instituto. A lo mejor se daba cuenta de cosas tremebundas respecto a algunos -mal llamados- directores.

¿Humor? Vive Dios, es algo que quién dirigió tantos años el Instituto, por cierto sin someterse a votación en las varias renovaciones, sino prorrogando su cargo por gracia de la Administración, es algo que desconoce. Así como llegar a las ocho de la mañana al puesto de trabajo. Recuerdo una maliciosa pintada en un cercano paso de cebra donde se comparaba su dedicación al oficio, con la del sastre de Tarzán, al suyo.

Es verdad, qué risa la pintada, la hizo un compañero de mi clase justo en el paso de cebra que tenía que cruzar la directora todos los días. Aunque muchos alumnos nos enteramos de que era directora ya en bachillerato, recuerdo que llamábamos directora a la profesora Ana Plaza, que en paz descanse, que era tan sólo jefe de estudios, pues la directora no pisaba ni se la conocía en el pabellón B, donde nosotros recibíamos las clases.

Yo fui profesor hace años allí, siendo Montero directora, y al leer el libro me he sentido indignado por lo que en él se vierte sobre el claustro. Teníamos un jefe de estudios virtual, nunca estaba en su despacho, dejaba una camiseta verde de la marea en la silla y nunca estaba localizable. La directora ni salía del despacho, salvo esporádicamente en fiestas que montaba de comida étnica, en navidades y primavera. Encerrada siempre. Jamás he visto en mis numerosos destinos como interino algo semejante.

Ustedes perdonen mi soberbia. No me he creído ser nadie para opinar (de hecho, no soy nadie, en efecto), ni he pretendido descalificar a nadie (como hacen, por otra parte, todos los que han comentado). Una encuesta en el instituto ¿revelaría cosas tremebundas? De acuerdo, hagámosla. Como muy bien observaba un excelente profesor del Villa (afortunadamente, no todo el claustro es de la misma ralea), "hay que triangular". Por lo tanto, celebro enormemente este espléndido intercambio de opiniones, que nos han deparado a todos un auténtico baño de humildad, siempre tan necesario. Por más que las descalificaciones me parezcan infames.
Por cierto, "Enrique Benamira" es el protagonista de la novela "La encrucijada de Carabanchel", de Salvador García de Pruneda. Es el pseudónimo que habitualmente utilizo para algunos de mis comentarios. Estoy a la entera disposición de quien estime conveniente cualquier tipo de debate, aunque me parece que, esta vez, los villanos se han pasado de ídem.
Y muchas gracias a "La Quincena de Vallecas" por haber dado cabida en su espacio a estas interesantes opiniones.

Desde mi posición muy lejana ya, geográfica y emocionalmente, a ese centro, reconozco méritos y sombras en la dirección del Instituto en ese período. Especialmente sangrante fue el abandono que sufrimos los profesores en el famoso Juan de Herrera, siendo la autora del libro jefe de estudios. O la gestión de las infames acusaciones de una profesora irlandesa, irregularmente contratada, que devino en el descrédito de docentes muy implicados en Vallecas, además de su inaceptable expediente y sanción. El libro no lo cuenta. Tan sólo se relatan anécdotas, no lo realmente trascendente, y siempre con la autora como salvadora de las situaciones. Me ha enfadado mucho la lectura de un libro que adquirí ilusionada.

Menuda zapatiesta se ha montado por mi crítica literaria al libelo ese... En todo caso, se puede apreciar lo falaz que es el la defensa del asunto. Parece que su propia autora, disfrazada de personaje de novela, se erige en paladín del dislate pseudoliterario. Espero que este engendro impreso, no se estudie en las Facultades de Educación. Por mucho que lo haya presentado el excorazonista, y redactor de un catecismo, Fray Gabilondo. El tufo a incienso es alergénico... religión, no, gracias.

No soy la autora, soy su cónyuge. ¡¡¡Tacháaaaan!!!, como diría el ilusionista Juan Tamariz. Y esta relación de parentesco no supone, a mi juicio, conflicto de intereses. Simplemente quise salir al paso de opiniones como la de Vallecano, absolutamente respetables, pero, a mi modo de ver, sesgadas y biliosas. ¡Ah, acabáramos, el Marido, pues sí que nos hemos liado todos a lo tonto! Hemos picado en la burda provocación del Marido de la Artista, la pobrecita y cándida autora, en cuyo lugar comparece su chulo (¡ahí va, encima, machismo!)y nos hemos cebado cargando contra ese libelo infame, mal escrito, y, encima, con tufo a incienso. El incienso no es alergénico, querido, sino todo lo contrario, repasa tus apuntes, y, para santurrones, algunos de los congregantes del Villa (en el que cada fraile va a su aire).
Ya veis, amigos de "La quincena de Vallecas", la que se ha liado, tó pa ná, a ver quién es más jaque (iba a escribir "a ver quién mea más alto", pero no), y a denigrar el libro de Pilar. Como muy bien dice Plotino, habrá méritos y sombras en la dirección del instituto en ese período, pero a Vallecano se le ha notado mucho la animadversión, y la claque. Si yo no hubiera replicado, ¿su opinión se habría quedado ahí, tan pancha?
Me llamo Evelio Montes López, y "La encrucijada de Carabanchel" es una novela de Salvador García de Pruneda publicada en 1963, que acaba con la toma del Cuartel de la Montaña el 19 de julio de 1936. A ver si le sacáis punta por ahí. Bien fácil os lo pongo.

Hombre, todo debate es enriquecedor, y escuchar a las víctimas de lo que fue una auténtica dictadura, durante muchos años, nos abre los ojos. Es normal que Franco fuese el guionista de Raza. Es normal que la que fue directora en el período más oscuro del Instituto, publique eso de las papeleras ardientes, que evoca la zarza del Sinaí, y debo decir que yo sí las he visto, y hasta apagado con extintores. Las papeleras, digo, no las zarzas. También es normal que su marido la defienda a sangre y fuego, eso denota algo que admiro, amor y lealtad... ¡Mi enhorabuena por ello!

Por cierto, en el libro se denigra a personas perfectamente identificables. Por ello lo considero un libelo.
(Del lat. libellus, librillo, escrito breve).
1. m. Escrito en que se denigra o infama a alguien o algo.
2. m. ant. Libro pequeño.

Conozco a Pilar Montero desde hace 35 años, y no la defiendo ni a sangre, ni a fuego. He sido siempre su crítico más severo e implacable; acaso feroz, en ocasiones. Creo que el ejercicio de la crítica es siempre irrenunciable: criticar es la facultad que, en verdad, nos distingue de otros seres sintientes (animales o plantas). Mis comentarios nada tienen que ver con el amor ni con la lealtad. Pilar Montero es una mujer íntegra, y, sobre todo, recta. Llegó al "Villa de Vallecas" tras 20 años de docencia directa, y con experiencia en puestos de gestión. Ha trabajado hasta la extenuación, y cumplir rigurosamente con su deber le ha costado la salud. Decir que el período durante el cual dirigió en instituto fue una auténtica dictadura no es una opinión, ni una crítica: es una falsedad y una calumnia. Pilar Montero no ha sido la peor directora del instituto, ni mucho menos. Los nueve años en los que dirigió el instituto no han sido un período oscuro; al contrario, la luz entró a raudales, pero hay telarañas y mugre que no desaparecen ni con Zotal. Su libro no es un libelo, en ninguna de las acepciones del término, ni en él se denigra a nadie. Si así se considera, llévese a la autora y a Ediciones Península ante los tribunales de justicia. Pilar sí que está siendo objeto de difamación, al amparo del anonimato de estos mensajes. ¿Cómo puede hablarse de "víctimas de lo que fue una auténtica dictadura"? Es muy elástico invocar la democracia, al tiempo que se tilda de dictadores a los demás, para encubrir actitudes totalmente autoritarias. ¿Qué tendrá que ver la zarza del Sinaí con la ardiente papelera del Villa? ¿Y qué tiene que ver Franco con todo esto? Por cierto, el guión de "Raza" (1941) es del director de la película, José Luis Sáenz de Heredia, primo de José Antonio Primo de Rivera. Franco dio el argumento, y en 1942 la editorial Numancia lo publicó como novela, con el subtítulo "Anecdotario para el guión de una película". Argumento, guión, película y libro constituyen una exaltación abracadabrante de los siniestros "valores" que apuntalaron el levantamiento de 1936 y que sostuvieron la implantación del régimen de Franco en 1939. Por tanto, ni "Raza" es una crónica de la dictadura de Franco, ni el libro de Pilar Montero tiene nada que ver con semejante engendro... No, si ahora va a resultar que Pilar Montero tuvo que dejar la dirección del "Villa" porque se descubrió que la dictadora y genocida directora había ordenado, en el ejercicio de su delirante autocracia, construir un pabellón de exterminio destinado a albergar hornos crematorios y cámaras de gas. Pues no, Pilar renunció a la dirección no tanto por las dificultades que suponía hacer frente a las inicuas imposiciones de las autoridades educativas, como por la hostilidad de parte de sus propios compañeros. Pues nada, adelante con los faroles: Colección "Grandes dictadores de la Historia": Julio César, Pedro el Grande, Hitler, Mussolini, Stalin, Mao Zedong, Franco... Y ahora, consígalo en su quiosco: "Pilar Montero, la sanguinaria libelista". Mi conclusión: calumnia, que algo queda. No me extraña que se dijera aquello de "Nos duele España". Lo que no decían era dónde les dolía. ¿Lo adivinan ustedes, lectores?

He trabajado en el IES "Villa de Vallecas" durante 18 años , he sido tutora durante 14 años, durante 2 años fui jefa de estudios adjunta ( Pilar Montero era directora). Fui directora durante 4 años(2000/2004), con Pilar Montero como jefa de estudios del 2º ciclo de ESO y Bachillerato siendo Eduardo Tostón jefe de estudios adjunto tras la dimisión de Luis Carlos Onecha , con Ana Plaza y Sonia Dupuy de Lôme como jefas de estudios del 1º ciclo ( 2002/2004) y José Mª reina como secretario . Soy la responsable de haber formado ese equipo directivo y recuerdo para aquel o aquellos que lo hayan olvidado que fui elegida por el Consejo Escolar del centro por 13 votos frente al total de 19 que formábamos dicho Consejo Escolar. También voy a recordar, para aquellos que tienen una memoria sesgada de los hechos ,que en los días previos a la votación algunos miembros del Consejo recibieron llamadas a sus casas advirtiéndoles de que la persona que se presentaba , es decir yo, vivía en pecado tenía una hija y no estaba casada. Recuerdo para navegantes (Vallecano), que se permite el lujo de atacar a Pilar por sus creencias religiosas, que el autor o autores de esas llamadas fueron dos personas muy "amigas" suyas, profesor de religión de la época y director del centro en ese momento. Por cierto puestos a aclarar algunos hechos dicho director no tuvo a bien informar a la DAT de la votación en la que fui elegida y si intentar presentarse como tal, al curso organizado por el consejero de educación, Gustavo Villapalos , durante la primera semana del mes de julio,
Tuvo que ser el Viceconsejero de Educación que llamó al centro pidiendo explicaciones sobre la existencia de dos directores en el centro, quién advirtiera al director saliente de la ilegalidad que suponía su asistencia a dicho curso.
Yo fui informada de la existencia de dicho curso, por casualidad , a través de un antiguo compañero del IES "Cañaveral" de Móstoles donde yo había trabajado durante los cursos 1990/1993 siendo parte del equipo directivo como secretaria.
Otro dato del que el vallecano fue testigo, ya que formaba parte del Consejo Escolar del centro, fue el intento por parte del director de nombrarse "director en funciones " hasta las 12 horas de la noche en ese su último Consejo del centro. Recordará ,el susodicho, que yo tuve que sacar el BOCAM y leer todo lo referente a los derechos y deberes de los directores entrante y saliente
a los miembros del Consejo Escolar que no salían de su asombro ante lo que estaba sucediendo .
Puedo continuar con lo sucedido en aquellas fechas de finales de junio del año 2000 añadiendo que dicho director no tuvo a bien presentarme al inspector del centro , ni me permitió elaborar la plantilla del curso siguiente, bajo la "excusa" de que yo todavía no era la directora. Quiero acabar esta exposición añadiendo que una vez finalizado ese curso de formación para nuevos directores, tuve que "ocupar" el despacho de la dirección ya que el director saliente se negaba a abandonarlo, puedes preguntar," Vallecano", si esto es cierto o no a los conserjes del centro.
Con esta exposición he querido poner de manifiesto que aquellos que se quejan de falta de democracia , o de la importancia de la religión católica en los años de dirección de Pilar Montero, no tienen derecho a poner en su boca dichas palabras ya que fueron testigos de como los miembros del Consejo Escolar( padres y alumnos) eran elegidos por el profesor de religión de la
época el señor Carrascosa, más conocido por todos como" Carras" bajo el "beneplácito "del director del centro, Miguel Ángel López.
Sospecho que el que se hace llamar "Vallecano", compartió más de una suculenta fabada asturiana con el " Carras"( era asturiano),en el lujoso ático de Puente de Vallecas del cual era propietario o inquilino .
De esta situación fui testigo a partir del año 93, año en que llegué al centro, y no me hizo falta mucho tiempo para percatarme de la diferencia de trato que había hacia unos profesores u otros(no había más que mirar los horarios de unos y otros).
Muy a finales de la década, no puedo señalar con exactitud el curso, un grupo de alumnos
a los que "Carras" llevaba los fines de semana a la Sierra de Madrid, acertó una quiniela millonaria ( en verano los llevaba a la provincia de León de campamento): supongo que en ambas localizaciones, la organización a la que él pertenecía "Comunión y Liberación" tenía casas
El hecho coincidió con la desaparición definitiva del profesor "Carras" del instituto, volví a leer su nombre en el País años después . Por cierto "Vallecano" sabrás que el actual Papa no está muy por la labor de seguir bajo la influencia de grupos como el de nuestro antiguo profesor de religión.
En cuanto al comentario sobre el abandono de los profesores en el "Juan de Herrera", época en la que yo y no Pilar Montero era directora, puedo afirmar que la DAT Madrid Centro fue la única responsable de las condiciones laborales de ese curso; no construyó el pabellón B en plazo para recibir a los alumnos del primer ciclo y eso nos obligó a todos a trabajar durante 8 meses en
ambos centros.
Para los que tienen poca memoria me permito recordarles que yo toda la jornada de los jueves estaba allí, en mi ausencia era Pilar Montero, amén de muchos otros días cuando había conflictos.
No voy a negar que las condiciones de trabajo de ese curso fueron muy duras para todos pero insisto que los responsables fueron los jefes de la DAT y algunos padres, por cierto muy de izquierdas, que utilizaron el centro en su lucha particular contra las autoridades académicas. Antes de dejar el "Juan de Herrera" me vais a permitir que hable de un par de hechos , de uno de ellos se ha hablado hasta la saciedad fue la agresión a un profesor del centro, Germán, para quien no recuerde su nombre. Germán se incorporó cuando ya habíamos comenzado el curso y cuando me presentó su credencial, viernes por la tarde, me comunicó que no estaba dispuesto a dar sólo primer ciclo a lo que respondí que el horario estaba hecho y tendría que impartir lo que sus compañeros del departamento de Lengua le hubieran dejado. Ante mi respuesta me comunicó que era de CCOO y me denunciaría si sólo le habían dejado materias de ese nivel.
Lo de denunciar es una moda muy vallecana por cierto él es de Cádiz .
Esto último tiene importancia, a mi modo de ver, en los hechos que llevaron a su agresión. Germán en su clase de Lengua y supongo que ante la desesperación causada por el comportamiento de alumnos de etnia gitana, no tuvo mejor idea que "cagarse en los muertos de estos alumnos". Cualquiera que haya trabajado con alumnos gitanos sabe que sus muertos son sagrados, y ¿ no lo sabía un gaditano?. Uno de los profesores que más leña añadió al
suceso , tiene a gala admirar y disfrutar de la amistad del susodicho Germán y es de nuevo nuestro , a estas alturas nuestro amigo, el llamado Vallecano¿ o me equivoco?
La otra anécdota es mucho más simpática y tiene que ver con el trato que profesores de esa etapa tan dura y el equipo directivo dieron a los alumnos . En aquellos años había un programa no recuerdo en que canal , si que era en la sobremesa de divertimento. Un día haciendo zapping me encuentro en el programa con un alumno del famoso grupo de "irreductibles" como yo los llamaba. El chico era homosexual y yo recé ( en sentido figurado ya que no soy practicante aunque si católica como todos los de mi generación) para que no dijera donde estaba estudiando. Mi rezo no sirvió de nada, no sólo dijo donde estudiaba , habló del centro dando pelos y señales y además dio el nombre de un compañero del que estaba enamorado.
Sólo tengo palabras de agradecimiento y elogio para los miembros de mi equipo, para Pilar por aceptar el puesto de Jefa de Estudios, puesto que ofrecí a varias de las personas de las que me animaron a presentarme a directora y que ninguna de ellas estaban dispuestas a asumir. Pilar Montero conoce este hecho y siempre le estaré agradecida por aceptarlo, esto va para aquellos que la tachan de "cobarde". A Ana que me vino recomendada desde su centro de primaria y a la que desgraciadamente no podré volver a agradecer, a Sonia que me recordó sus creencias religiosas para que las supiera y no estuviera cometiendo un error al elegirla ( tuve que pedirle disculpas por adelantado, mi vocabulario en el despacho de dirección le ponía los pelos de punta) .A José Mª que conocía muy a fondo la secretaría del centro y que a pesar de pasar por una etapa dura con sus hijos adolescentes procuró en todo momento que este hecho no afectara al equipo , a Luis Carlos por su mente privilegiada para hacer horarios sin ayuda informática y a Eduardo que de forma tan generosa aceptó asumir la adjuntía a la jefatura
de estudios con el reto de hacer horarios en condiciones adversas.
También tengo palabras de agradecimiento para los profesores que me acompañaron en esa etapa , que me eligieron como miembro del Consejo Escolar y que posteriormente me votaron para ser directora.
En mis 18 años de permanencia en el IES he tenido la gran suerte de compartir alumnos ,departamento, cafetería y sala de profesores con profesionales como la copa de un pino. Para todos vosotros, profesores, conserjes, personal de administración y limpieza sólo tengo palabras de elogio y me queda pediros disculpas si en alguna ocasión no os traté con el y el respeto y el cariño que os merecéis.

He releído algunos comentarios y me queda contestar a lo de "menuda zapatiesta" se ha montado, ¿acaso "vallecano" buscaba otra cosa?. Conociéndolo como creo dolo como creo que lo conozco mucho tendría que haber evolucionado para pensar que buscaba otra cosa. Sus comentarios siempre han sido en la red, cuando en los pasillos del centro yo le preguntaba que quería decir con aquellos correos en los que, a Pilar Montero y a mi nos tildaba de "princesas de Stark.....bajo el influjo de los "malignos" ( Luis y José Mª), jamás fue capaz de contestarme. Lo suyo era las "nuevas tecnologías", sólo a través de ellas era capaz de expresarse y claro como yo era y soy una "analfabeta digital" para qué se iba a molestar en responder. Este comportamiento en mi pueblo se llama cobardía.
Un abrazo "Vallecano" por que sabes que pese a todo , tienes mi respeto como profesional .

Yo fui alumno del 91/92 al 95/96 (un año extra de oyente por quedarme para septiembre con las matemáticas del cabrero) y supongo que este libro trata de la lucha que hubiera en adelante porque no me suena el nombre de la autora del libro, pero me ha chocado tropezarme con algún innombrable mesías de los que predican la buena fe que no practican... también he leído sobre el fantasma del colegio al que fui y que por alguna razón (triste, supongo) aún sigue en pie y la verdad es que parece que en ambos sitios no hubo la mejor de las suertes. En unos casos por el entorno y en otros por las luchas de poder, por mucho que me cueste creer que desde una comunidad de vecinos al mismísimo (des)gobierno del establo español estén por todos los lados desviadas de sus verdaderas misiones y dirigidas por los menos indicados que a la vez son los mas iluminados. Menos mal que del conflictivisimo Juan de Herrera (con ese sí que hubiera tenido para fabulas y batallas esta docente-escritora) me cambiaron a un recién estrenado Francisco Fatou y pasé los mejores años de mi vida educativa formandome humanamente de manera excepcional con profesoras como Menchu y Paquita porque de los otros no tengo recuerdos muy buenos...

eso sí, cuánto por saco dimos a "los carras" mi grandisimo compañero y mejor amigo "Quiji" (q.e.p.d.) en el Villa...siempre ha habido gente excepcional en el barrio en el que llevo 39 años recién cumplidos viviendo. Por cierto, a mi nene recién nacido lo intentaré llevar a alguno de aquí, pero creo que las cosas son muy complicadas, si alguien tiene experiencias que aporte, gracias!

un saludo

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Publicidad